Hoy descubriremos una ciudad muy especial para mí, ya que es a la que debo mi nombre. Una ciudad deshabitada desde hace siglos pero llena de encanto: Medina Azahara. “La ciudad brillante” es una localidad de origen árabe situada en las afueras de Córdoba, a unos 10km del centro. Según la leyenda, el rey Abderramán III mandó construir esta ciudad palatina para dedicársela a Azahara, su favorita.

El amor era tan grande que el rey decidió crear la ciudad más bonita y lujosa que pudo imaginar, utilizando ricos materiales y plantando numerosos almendros frente a palacio para que su amada pudiera ver en primavera, cuando los almendros estaban en flor, un manto blanco sobre la montaña, simulando la nieve de Sierra Nevada que Azahara tanto añoraba.
Aunque no sabemos si esta leyenda es real, lo cierto es que la ciudad existe y se puede visitar, recorriendo las estancias (o lo que queda de ellas) de la que en su día fue la sede del gobierno y residencia del califa y que nos ha permitido conocer cómo era la arquitectura árabe original de la época; ya que la desaparición de la ciudad durante siglos ha evitado que la estructura y la ornamentación se vea modificada.
Medina Azahara, Madīnat al-Zahrā’ en árabe, se estructura en tres terrazas diferenciadas rodeadas de una gran muralla que las protege. Cada terraza alberga un edificio del conjunto palaciego, repartidos en función de su carácter público o privado y de su importancia. En la parte más alta encontramos las estancias privadas del califa, en la parte media, las salas con función gubernamental, y en la parte inferior, la mayor parte de viviendas y la mezquita.

Esquema de distribución del yacimiento (Medina Azahara, Córdoba)
Esquema de distribución del yacimiento (Medina Azahara, Córdoba)

Seguramente uno de los edificios más importantes sea la Casa de Ya’far, antigua residencia del Primer Ministro, divida en dos partes: una dedicada a su uso privado, y otra pública destinada a sus tareas de representación. Como es habitual en este tipo de edificios, los altos cargos trataban de demostrar todo su poder mediante la ostentosa decoración a base de mármol blanco, ataurique (la típica ornamentación árabe basada en las formas vegetales) y un número importante de arcos de herradura. Atravesando un corredor llegamos a las Viviendas del Servicio, organizadas en torno a un patio, con diferentes secciones dedicadas al alojamiento y a la elaboración de alimentos, con un horno que todavía se conserva.

Entrada a la casa de Ya'far (Medina Azahara, Córdoba)
Entrada a la casa de Ya’far (Medina Azahara, Córdoba)

Dentro del sector oficial, encontramos el Gran Pórtico, inicialmente compuesto por quince arcos que intentaba transmitir la riqueza y el poder de sus habitantes y la Mezquita Alhama, con una gran sala de oración compuesta por cinco naves separadas por arcos de herradura.

Gran Pórtico (Medina Azahara, Córdoba)
Gran Pórtico (Medina Azahara, Córdoba)

Este Gran Pórtico estaba conectado en sus orígenes por un pasadizo cubierto con el Salón Rico, el gran lugar de recepciones políticas del califa y lugar de celebración de las fiestas religiosas, siendo hoy en día el  principal reclamo de Medina Azahara.Tal y como indica su nombre, este salón está ricamente decorado con piedras talladas representando el árbol de la vida y el firmamento; y se compone por cuatro estancias divididas, una vez más, por arcos de herradura y rodeado por un gran jardín con cuatro albercas que dotaba de mayor majestuosidad al conjunto.

Restos de la Mezquita Aljama (Medina Azahara, Córdoba)
Restos de la Mezquita Aljama (Medina Azahara, Córdoba)

Deja un comentario