Nuestro Paseo por el Rin nos lleva hoy a Bonn, conocida por ser la ciudad de nacimiento de Ludwig van Beethoven y capital de la antigua República Federal Alemana. La ciudad está situada a tan solo unos 30 km al sur de Colonia y unos 15km al norte de Königswinter y su precioso castillo Schloß Drachenburg. Como ves, una situación privilegiada si queréis visitar distintas ciudades sin tener que desplazaros demasiado.

Altstadt (Casco Histórico) de Bonn

Catedral de Bonn

Empezamos nuestro recorrido en la Münster Platz, la plaza de la catedral. Si visitáis la ciudad justo antes de navidad, encontraréis aquí uno de los mercadillos más típicos de Bonn.

En el centro de la plaza encontramos una estatua en honor a Beethoven, el personaje más ilustre de la ciudad. El compositor mira atentamente al frente, donde encontramos la catedral, la primera basílica de Renania con planta de cruz latina. Su interior combina elementos románicos y góticos con multitud de piezas barrocas. Aunque, sin duda alguna, mi rincón favorito de la catedral es su claustro, todo un remanso de paz en plena ciudad. Desde principios de este año (y previsiblemente hasta 2020) está en pleno proceso de rehabilitación, por lo que es posible que la encuentres cerrada.

En el exterior, muy cerca de los muros de la catedral, vemos dos enormes cabezas tiradas en el suelo. ¿Su historia? El edificio se encuentra situado sobre la sepultura de Cassius y Florentius, patrones de la ciudad. Estos legionarios romanos fueron decapitados por negarse a venerar a los dioses paganos, y en su memoria se creó esta peculiar estatua.

Sterntor

A tan solo unos pasos de aquí encontramos otro vestigio de la Edad Media. La Sterntor, antigua entrada a la ciudad, nos recuerda la presencia de una muralla rodeando la ciudad. Como curiosidad, debes saber que este no fue el emplazamiento original, ya que en 1898 se derribó para facilitar el tráfico en la ciudad. Sólo 2 años más tarde, y aprovechando los restos de la puerta original, se reconstruyó en el lugar actual.

Sterntor (Bonn, Alemania)
Sterntor (Bonn, Alemania)

En la actualidad encontramos multitud de restaurantes a su alrededor, por lo que puede ser un buen lugar para hacer una parada y cargar pilas si estamos cansados. Si, además, visitas Bonn justo antes de Navidad encontrarás la puerta decorada y con otro mercadillo a sus pies.

Casa de Beethoven

Uno de los grandes tesoros es, sin duda, la casa natal de Beethoven. En 1889 este edificio estuvo a punto de ser demolido, pero un grupo de ciudadanos crearon la Asociación Casa de Beethoven (Verein Beethoven-Haus) para salvarla. En su interior encontramos la colección más grande del mundo sobre el célebre compositor. Entre otras piezas, se expone el árbol genealógico de la familia, cómo eran antiguamente Bonn y Viena (donde murió), la primera edición de 3 sonatas dedicadas al príncipe elector, sus prótesis auditivas o el último manuscrito realizado por el compositor.

Algo que no mucha gente sabe es que la entrada al museo incluye el acceso a un concierto. El espectáculo de piano, de 45 minutos de duración, se realiza por la tarde cada 2 viernes y tiene una capacidad para 40 personas. Si tienes suerte y tu estancia te lo permite, ¡no te lo pierdas!

Si te gustan los contrastes, muy cerca de aquí encontrarás la Namen-Jesu Kirche. Este pequeño templo jesuita mezcla elementos góticos y barrocos con otros mucho más modernos, como el mobiliario del altar. Además, la decoración azul y dorada contrasta con sus blancas paredes creando un ambiente tranquilo. Presta atención al bello retablo principal, así como a los bancos de madera tallada y a los pequeños detalles que decoran tanto su interior como su exterior. No te arrepentirás.

Antiguo Ayuntamiento de Bonn

Ahora nos dirigimos a la Marktplatz, la plaza principal de Bonn. Aquí encontramos el Antiguo Ayuntamiento de estilo rococó, en el que los elementos decorativos dorados destacan sobre el blanco impoluto de su fachada. Además, encontramos otro elemento habitual en edificios de este estilo: una doble escalera que permite subir directamente al primer piso desde el exterior. El Antiguo Ayuntamiento es un lugar habitual para celebrar bodas. Por tanto, no os extrañéis si veis salir felices parejas de recién casados.

Generalmente, el primer sábado de mes se abren las salas de representación al público. Si coincide con tu estancia, no pierdas la oportunidad de entrar. Sea como sea, te aconsejamos esta visita virtual al interior del ayuntamiento.

Antiguo Ayuntamiento (Bonn, Alemania)
Antiguo Ayuntamiento (Bonn, Alemania)

¿Te gustan los libros y las librerías? En ese caso no dudes en acercarte hasta la Librería Thalia, en esta misma plaza. La sensación al entrar es indescriptible: tres pisos repletos de libros, una elegante lámpara colgando del techo y decoración dorada rodeándonos por todos lados. Antiguamente el edificio era un cine, y se respetó la estructura cuando cambió de uso. En alguna zona se han mantenido las butacas, por lo que podrás sentarte tranquilamente a ver si ese libro que te ha llamado la atención es lo que buscas. También han mantenido las taquillas y colocado como elemento decorativo alguna cámara antigua. Sin duda, todo un paraíso para los amantes de la cultura.

Interior de la librería Thalia (Bonn, Alemania)
Interior de la librería Thalia (Bonn, Alemania)

Muy cerca de aquí, si nos dirigimos hacia el río, encontramos la Remigius Kirche, una pequeña iglesia famosa por ser el lugar de bautismo de Beethoven y donde sus padres se casaron.  Nuevamente encontramos un templo de paredes blancas sin más decoración, de forma que nuestra mirada va automáticamente al retablo del altar.

Museo Municipal de Bonn (StadtMuseum Bonn)

Seguimos nuestro paseo y nos dirigimos hasta la Franziskanerstraße, donde encontramos el Museo Municipal. Como no podría ser de otra manera, su colección hace un repaso por la historia de la ciudad a lo largo de los últimos 2000 años. La mayoría de la colección se centra en los siglos XVIII y XIX, cuando Bonn se convirtió en ciudad residencial de los Electores de Colonia y se estableció la primera universidad. Por supuesto, también se muestra el papel de la ciudad como capital de la República Federal Alemana.

Koblenzertor – Museo Egipcio – Alter Zoll

Al final de la calle vemos la Koblenzertor (Puerta de Coblenza), construida a mitad del siglo XVIII. También conocida como Puerta de Miguel, forma parte del Palacio Residencial del Príncipe Elector. Para aclararnos, el Príncipe Elector era uno de los miembros encargados de elegir a los emperadores de Alemania dentro del Sacro Imperio Romano Germánico. En concreto, habían siete electores: los arzobispos de Maguncia, Tréveris y Colonia (al que nombraremos aquí), el Rey de Bohemia, el Conde Palatino del Rin, el Duque de Sajonia y el margrave de Brandeburgo.

Lo primero que llama la atención de la puerta son sus cuatro grupos de columnas que se extienden por la planta baja y el primer piso. En el medio, como no podía ser de otra manera, el escudo de armas del Príncipe Elector Clemens-Augustus. Arriba del conjunto unas estatuas representan la devoción, la resistencia, la fortaleza y la lealtad, símbolos de la Orden de Caballería de San Miguel, quien utilizó el edificio como archivo. En medio de todas ellas, y resaltando por su color dorado brillante, encontramos al Arcángel Miguel con su espada en alto.

Si cruzamos a través de la puerta, llegaremos hasta el Museo Egipcio, perteneciente a la Universidad de Bonn. A pesar de que la exposición es bastante reducida, se divide en tres áreas temáticas: la vida después de la muerte, la arquitectura de sus templos y la vida diaria de los egipcios. En estas áreas encontramos algunas piezas curiosas, como por ejemplo momias, estatuas de dioses o una caja utilizada para proteger los órganos momificados de Her-ib-Djehuti.

¿Estáis cansados y queréis tomar algo? A unos pocos pasos de aquí está el Alter Zoll (la antigua aduana), un antiguo bastión desde el que podéis disfrutar de unas preciosas vistas del Rin y las Siebengebierge. Si el tiempo acompaña, aquí encontraréis un Biergarten, un bar con una terraza al aire libre bajo unos frondosos árboles. Además, desde este punto parten algunos barcos que ofrecen recorridos por el Rin.

Vistas desde el Biergarten del Alter Zoll (Bonn, Alemania)
Vistas desde el Biergarten del Alter Zoll (Bonn, Alemania)

Universidad de Bonn – Hofgarten – Artihmeum – LVR Museum

También muy cerca de la Koblenzertor encontramos el Hofgarten, un parque perteneciente a la antigua residencia de Clemens August. En un lateral del parque encontramos el palacio, desde 1818 sede de la universidad de Bonn. A primera vista, el palacio nos recuerda al Monasterio de El Escorial: laterales alargados delimitados por torres en pico.  Al otro lado del jardín encontramos el Museo Académico de Arte, un curioso edificio del Siglo XIX inspirado en la obra de Friedrich Schinkel (a quien debemos edificios como el Konzerthaus o el Altes Museum de Berlín).

Damos solo unos pasos y llegamos al Arithmeum, otro de los museos pertenecientes a la universidad. En este caso, el museo está dedicado a las matemáticas, y entre su colección destacan numerosos objetos antiguos, desde ábacos hasta ordenadores.

Ahora, giramos hacia la Hauptbahnhof, la estación central de Bonn. Justo detrás encontramos el LVR-LandesMuseum, un repaso a la historia de Renania desde el hombre Neandertal hasta la actualidad.

A 950 metros de aquí encontramos el Poppelsdorfer Schloss, un palacio barroco que acoge actualmente el museo de minerales. Su arquitectura nos recuerda al palacio del príncipe elector, aunque con un tamaño mucho más reducido. A sus espaldas, encontramos el Jardín Botánico de Bonn, uno de los más prestigiosos de Alemania.

Al sur de esta zona encontramos uno de los barrios más bonitos de la ciudad. En él podemos ver preciosos edificios de mitad del siglo XIX milagrosamente bien conservados durante la guerra.

Bundesviertel (Barrio Federal)

Una vez conocemos la zona más antigua de Bonn, nos dirigimos al barrio que fue el protagonista durante los cerca de 50 años que Bonn fue sede del gobierno de la RFA: el Bundesviertel. Para conocer mejor este barrio podemos seguir el “Camino de la Democracia”, una ruta que recorre los principales edificios relacionados con este periodo de la historia alemana. Si queréis ver la ruta completa, os recomendamos que consultéis la web del Weg der Demokratie (en inglés). De todos modos, aquí os dejamos remarcado lo más importante.

Villa Hammerschmid

Empezamos nuestra visita al Barrio Federal por Villa Hammerschmidt, residencia oficial del Presidente Federal en Bonn. Comúnmente se la conoce como “la Casa Blanca de Bonn” por su parecido (lejano) a uno de los edificios más emblemáticos de los Estados Unidos y por el color de sus muros. Por desgracia, esta Villa de estilo neoclásico suele estar cerrada al público y salvo ocasiones especiales no se puede visitar.

A su lado se sitúa el Bungalow del Canciller, residencia del mismo desde 1964 hasta 1999. Sus paredes de cristal representan, al igual que la cúpula del Reichstag de Berlín, la transparencia del gobierno. El edificio se puede visitar únicamente mediante visita guiada un día a la semana. Si no quieres perdértelo, puedes consultar los horarios en esta página.

Milla de los Museos

Justo frente a ella empieza una de las zonas más conocidas de la ciudad: la Milla de los Museos. En primer lugar encontramos uno de los museos que más me han llamado la atención: el Alexander König. Nada más acercarnos a la fachada ya vemos que se trata de un edificio muy especial y lleno de historia. Durante la Primera Guerra Mundial, se utilizó como hospital militar y como alojamiento para la armada. Posteriormente, durante los primeros años de la RFA, el museo también acogió las oficinas de varias administraciones. Incluso el propio canciller Konrad Adenauer permaneció aquí dos meses hasta que el Palais Schaumburg se convirtió en su residencia oficial (actualemente está cerrado por obras, pero podéis hacer una visita virtual aquí). Esto fue debido a que, por suerte, el edificio que acoge el museo sobrevivió prácticamente intacto a la Segunda Guerra Mundial.

A pesar de todo ello, lo más impresionante es sin duda alguna su interior. El museo zoológico fue el sueño hecho realidad de Alexander König (quien le da nombre), y expone una de las muestras más completas de Alemania en su materia. La exposición permite al visitante conocer de primera mano la gran biodiversidad que tiene nuestro planeta. Los animales se muestran en su entorno, tal y como los veríamos en la naturaleza, creando un recorrido por la fauna del mundo.

Museo Alexander König (Bonn, Alemania)
Museo Alexander König (Bonn, Alemania)

Unos 800 metros más adelante encontramos Haus der Geschichte (Casa de la Historia), un maravilloso museo que repasa la historia de Alemania desde el año 1945. Su colección permanente trata de resolver algunas preguntas frecuentes como qué vínculos existían entre la RDA y la RFA o los motivos que llevaron a la reunificación. Más allá de guerras y políticas, el museo también muestra aspectos del día a día como la evolución de la tecnología alemana, sistemas de pago, juguetes, instrumentos musicales… Tanto la entrada como el alquiler de la audioguía son completamente gratuitos, por lo que no hay excusa para aprender más de la fascinante historia de este país.

Si visitas el museo, no olvides bajar al sótano (muy cerca de la entrada a la estación de metro). La primera vez que visitamos el museo lo hicimos con prisas y no lo vimos, pero nos llevamos una sorpresa al descubrir lo que se esconde en este lugar: nada menos que la limusina oficial de Konrad Adenauer (primer canciller de la República Federal de Alemania) y los vagones de tren en los que los cancilleres viajaban. Según se dice, estos vagones formaban parte de un tren mucho más grande: el Führersonderzug, un lujoso tren blindado en  el que Hitler viajaba (si os interesa este tema, podéis ver un documental muy interesante en Netflix en el que se habla sobre el tren).

Interior del tren oficial de los cancilleres (Bonn, Alemania)
Interior del tren oficial de los cancilleres (Bonn, Alemania)

Si recorremos la avenida un poco más llegamos al Kunstmuseum (Museo de Arte), especializado en arte moderno. Uno de los edificios más destacados y vanguardistas de la ciudad acoge esta colección con arte alemán creado a partir de 1945. En total, unas 7500 obras que se complementan con numerosas exposiciones temporales.

Nuestra siguiente parada es el Bundeskunsthalle. Lo primero que vemos al acercarnos son tres conos azules en la parte superior que te invitan a subir al tejado, donde encontramos un pequeño jardín. Algo que suele chocar al visitante es que el museo no dispone de ninguna exposición permanente. Lo más habitual es encontrar numerosas exposiciones temporales a las que se puede acceder por separado. Entre sus temáticas destacan el arte y la cultura, aunque también son temas habituales la ciencia, la tecnología y el medio ambiente. Puedes encontrar un listado con las exposiciones temporales en la página web del Bundeskunsthalle.

Por último, llegamos al Deutsches Museum Bonn, centrado en ciencia y tecnología desarrollada a partir del año clave para la ciudad: 1945. En general, el museo explora desde física y química básica hasta aviación y tecnología médica. Se trata de un museo muy interactivo, perfecto para que los niños experimenten la ciencia por si mismos y se sientan atraídos por ella.

Todos los años se celebra el inicio del verano con un gran festival en la Milla de los Museos de Bonn. Eventos al aire libre, pequeñas visitas guiadas a los museos y actividades interactivas gratuitas llenan la agenda de estos días en los que la cultura y el arte pasa a un primer plano. Para saber las fechas y el programa de la próxima edición podéis entrar en la página web de la Milla de los Museos.

Freizeitpark Rheinaue

Después de un día lleno de visitas culturales estamos deseando relajarnos y descansar. Desde aquí ya vemos a lo lejos la Post Tower, una torre de cristal de planta oval y 42 pisos de alto que acoge la sede del Deustche Post.

A sus pies, encontramos el principal pulmón verde de la ciudad: el parque Rheinaue. Si quieres descansar y relajarte en un entorno precioso sin salir de la ciudad, este es sin lugar a dudas tu destino perfecto. Aunque el parque se divide a los dos lados del Rin, nos centraremos en el lado izquierdo, ya que resulta más accesible desde el centro de Bonn.

El parque, con 125 hectáreas de extensión en este lado, oculta pequeños tesoros que no podemos pasar por alto. Os recomendamos descargaros el mapa del Rheinaue para no perderos ninguno de ellos.

El principal es, sin duda alguna, el lago que recorre su interior. Sus 15 hectáreas permiten alquilar pequeñas embarcaciones para recorrerlo de manera cómoda y divertida. Además, el césped y la gran cantidad de árboles que nos rodean harán que nos olvidemos de que estamos en la ciudad. Justo en la orilla se sitúa un pequeño restaurante donde coger fuerzas mientras disfrutamos de las vistas.

Freizeitpark Rheinaue (Bonn, Alemania)
Freizeitpark Rheinaue (Bonn, Alemania)

Pegado a la orilla del lago encontramos un fragmento del tronco de una secuoya que nos ayuda a hacernos una idea de lo gruesos que pueden llegar a ser estos árboles. En concreto, este disco mide 2,4 metros de alto y 2,7 metros de ancho. ¡Una foto obligada para todos los que se acercan al parque! La pregunta más obvia es, por supuesto, ¿qué hace un trozo de secuoya aquí? En 1989 Bárbara Bush se lo regaló a la ciudad de Bonn durante una visita oficial.

Muy cerca de él encontramos una zona con distintas lápidas romanas que nos recuerdan que este gran imperio también tuvo un asentamiento aquí. A tan solo unos pasos, un jardín de estilo japonés muestra pequeños bonsáis acompañados de pequeñas cascadas y esculturas. Un espacio Zen en el que se pide silencio y paz.

Otros lugares de interés cerca de Bonn

Regierungsbunker

Si el tema de la Segunda Guerra Mundial y la Guerra Fría te apasiona, no puedes perderte esto. El bunker gubernamental se encuentra situado a unos 35 km al sur del centro de Bonn, en Ahrweiler. A pesar de la cercanía, las conexiones con transporte público no son tan buenas como deberían. En caso de querer llegar en tren, deberás dirigirte a las estaciones de Ahrweiler Markt o Walporzheim y caminar durante 1,5 km aproximadamente. Ten en cuenta también que las visitas no se realizan a diario, por lo que es recomendable comprobar horarios en su página web o en las oficinas de turismo.

Pero, ¿qué podemos ver aquí? Durante aproximadamente hora y media, el guía nos conduce por la construcción más secreta de la historia de Alemania. Sala de control, dormitorios, oficinas, baños, duchas… e, incluso, un hospital, una peluquería y una sala de televisión para poder emitir mensajes oficiales. Si te gustan los datos, aquí van algunos: dentro del bunker podían alojarse unas 3000 personas y sobrevivir durante 30 días. Es muy importante que tengas en cuenta que en el interior se mantiene una temperatura constante de unos 12ºC. Por ello, no olvides coger algo para abrigarte aunque en el exterior haga calor.

Römervilla

A tan solo 500 metros de aquí se sitúa una villa romana de entre los siglos II y III. Lo más sorprendente de esta villa es que mantuvo diversas pinturas murales en excelente estado de conservación, así como sus termas, la cocina y un sistema de calefacción del suelo. En la actualidad, y para preservarla de la climatología alemana, encontramos un museo que cubre las ruinas encontradas y ayuda a interpretarlas.

1 Comentario

  • Maria Bustillos
    Posted febrero 6, 2020 5:52 am 0Likes

    En los inicios de la Guerra Fria, Alemania Occidental mantuvo una politica de “una sola Alemania” a traves de la Doctrina Hallstein, por la cual no reconocia la existencia de la Republica Democratica Alemana (RDA) como Estado independiente, ni tampoco a aquellos Estados que reconocieran a la RDA (con excepcion de la Union Sovietica ). Fue a partir de 1969, con la nueva ” Ostpolitik ” enunciada por el canciller Willy Brandt, cuando la RFA abandono esta posicion y se produjo un reconocimiento mutuo de los dos Estados alemanes. Esta situacion de coexistencia de los dos paises continuo hasta la caida del muro de Berlin en noviembre de 1989. Un ano mas tarde se produjo la reunificacion alemana. Paradojicamente, a pesar de hablarse de una “reunificacion”, lo cierto es que lo que realmente ocurrio fue que fue el Estado germano oriental desaparecio y sus antiguos territorios pasaron a formar parte de la antigua Alemania Occidental, que mantuvo su organizacion juridico-politica y es esta la que ha prevalecido hasta la actualidad. El unico cambio notable fue el traslado de la capital federal desde Bonn hasta el reunificado Berlin. A partir de 1990 y hasta la actualidad, el pais es mas conocido por el nombre de “Alemania” que por su nombre oficial.

Deja un comentario