En las entradas anteriores ya hemos conocido los barrios más céntricos de la ciudad, por lo que ahora nos alejaremos un poco para conocer otros rincones de Berlín que no te puedes perder. En esta entrada hablaremos del barrio de Charlottenburg, situado en el oeste de la ciudad.

Seguramente uno de los lugares más conocidos de este barrio es el Palacio de Charlottenburg, la antigua residencia de la dinastía de los Hohenzollern (a los que ya hemos conocido en la cripta de la Catedral). Seguramente lo más destacable de palacio sean sus jardines, por donde se puede disfrutar de un agradable paseo descubriendo el lago y diversos edificios también pertenecientes al palacio, como el mausoleo de la Reina Luisa, el Belvedere con su Colección de la Manufactura de Porcelana Real y el Nuevo Pabellón.

Otro lugar destacado es la avenida Kurfüstendamm (también llamada Ku’damm) alrededor de la cual se localizan gran parte de museos y monumentos. Para situarnos, esta avenida se localiza en el oeste de Berlín, comenzando muy cerca de los límites del Tiergarten. A este lado del parque, se encuentra el Zoo de Berlín (Zoologischer Garten), muy conocido por su puerta de estilo asiático con dos grandes elefantes que sujetan sendas columnas. El zoo es el más antiguo de Alemania y uno de los más completos del mundo, con más de 1500 especies de animales y algunos pabellones arquitectónicamente muy interesantes. Nosotros no somos fans de visitar los zoológicos por motivos de respeto a los animales, pero debemos admitir que la entrada nos llamó mucho la atención.

Puerta del Zoo de Berlín (Berlín, Alemania)
Puerta del Zoo de Berlín (Berlín, Alemania)

Muy cerca del Zoo encontramos la Kaisers Wilhelm Gedächtnis-Kirche, una iglesia gravemente dañada durante la Segunda Guerra Mundial de la que se conserva únicamente una parte, mantenida en ruinas como memorial de los ataques que sufrió la ciudad. Aunque por fuera pueda parecer que la visita no vale la pena es muy recomendable asomarse a su interior para disfrutar de una serie de mosaicos que muestran escenas de la historia imperial alemana. También es interesante acercarse al edificio de cristal situado al lado de la iglesia conmemorativa, donde se encuentra la iglesia actual, de la que destacan sus ventanales azules y el gran Cristo dorado situado en el altar principal, contrastando con el antiguo edificio.

Mosaicos en la Kaisers Wilhelm Gedächtnis-Kirche (Berlín, Alemania)
Mosaicos en la Kaisers Wilhelm Gedächtnis-Kirche (Berlín, Alemania)

Ku’damm es otra de las avenidas comerciales de Berlín más importantes, por lo que no es difícil encontrar numerosas tiendas y centros comerciales, como el Europa Center (construido en los años 60, del que destacan las vistas desde la 20ª planta y un reloj de agua) o el Kaufhaus des Westens (también conocido por KaDeWe, unos grandes almacenes de lujo inaugurados en 1907).

Fachada del KaDeWe (Berlín, Alemania)
Fachada del KaDeWe (Berlín, Alemania)

Volviendo a la parte cultural, también me gustaría destacar el Story of Berlín, un museo multimedia que cuenta con 24 salas y permite revivir cómo era la vida en Berlín en diferentes momentos de la historia. El punto fuerte de la visita es el búnker atómico localizado debajo del edificio, que transporta al visitante a otra época. El precio es de 12€ por adulto, pero teniendo en cuenta que la visita se estima de unas dos horas de duración (para poder recorrer los 6.000 metros cuadrados de exposición) es una visita muy interesante para todos aquellos interesados en la historia de la ciudad.

Deja un comentario