Tal y como nos habéis pedido por Instagram, a partir de ahora publicaremos también información sobre rutas de senderismo y escapadas, mezclando la historia del lugar, sus leyendas y sus espacios naturales. Hoy viajamos a Cirat, un pequeño pueblo al que acudimos atraídos por el Salto de la Novia (mucho menos conocido que el de Navajas), y nos sorprendió con otros muchos encantos, invitándonos a volver.

¿Dónde está Cirat?

Cirat está situado en la comarca del Alto Mijares, a unos 50 km de Castellón de la Plana. Nos encontramos en el corazón de una comarca montañosa, con poblaciones tan conocidas como Montanejos, Ayódar o Fanzara.

Si por algo se caracteriza esta zona es, sin duda, por sus espacios naturales en los que el agua es, indudablemente, protagonista. Por tanto, si te decides a visitar Cirat coge bañador, calzado de montaña y prepárate para recorrer sus senderos. ¡Te aseguramos que disfrutarás de lo lindo adentrándote en los meandros y pozas que forma el río Mijares en su sinuoso recorrido!

¿Qué visitar en Cirat?

A pesar de su reducido tamaño, Cirat tiene muchísimos rincones de interés que visitar. Nosotros lo visitamos durante una pequeña excursión en la que nos centramos en el Salto de la Novia, por lo que no nos dio tiempo a visitar todo. ¡Prometemos ampliar este post más adelante con todo lo que quedó pendiente!

Torre del Palacio de los Condes de Cirat

Comenzamos nuestro recorrido en la Plaza Mayor, corazón de la población. Situado frente al Ayuntamiento (o Casa de la Villa, tal y como indica su fachada) encontramos la Torre del Palacio de los Condes de Cirat (también llamada Torre de la Cárcel por los locales, debido a uno de los usos que ha tenido a lo largo de la historia).

Para hacernos una idea de cómo era el antiguo Palacio de los Condes de Cirat debemos hacer un ejercicio de imaginación. Antiguamente encontrábamos en este lugar un amplio edificio fortificado dominando la plaza, presidido por una torre de planta rectangular y dos alturas. Imagina una torre almenada, con troneras y sin ventanas, capaz de proteger a sus habitantes ante una invasión. Por desgracia, y debido a líos de herencias, la propiedad se dividió en 3 partes, quedando ahora únicamente la torre aislada.

Como es de esperar, la única parte restante de esta construcción del Siglo XIII ha sufrido diversas modificaciones a lo largo de la historia. Quizás las más significativas para nosotros sean la apertura de las ventanas y la puerta actual y el cierre de la entrada originaria desde palacio, situada en la planta superior.

Dentro de la Torre del Conde (un tercer nombre que recibe este monumento), en lo que antaño fuera un aljibe, se sitúa la oficina de información turística. Toma nota, ya que se trata de un buen punto para comenzar la visita a Cirat y obtener un mapa de las rutas y senderos para no perderte durante el recorrido (aunque el sendero está bien indicado). En la planta superior, antigua planta noble, encontramos todavía una chimenea original y, sobre una de las puertas a las dos estancias gemelas, el escudo de Bernat de Vilarig, caballero valenciano amigo de Ausias March y que ostentaba el señorío de estas tierras.

Pero volvamos al exterior de la torre… Presta atención a las inscripciones que encontramos talladas en la fachada, ya que refuerzan una historia (o leyenda) que se cuenta por el pueblo sobre la maldición del picapedrero que construyó la torre… En la fachada principal, Nec supe, nec mecu (ni con esperanza ni con miedo). En la pared izquierda, Summa Posteris Felicitate (para el disfrute de los que han de venir). ¿Quieres conocer la historia? ¡Déjanos un comentario!

Torre del Conde (Cirat, España)
Torre del Conde (Cirat, España)

Iglesia de San Bernardo

A tan solo unos pasos de la Plaza Mayor encontramos una sencilla fuente fechada en el año 1912. Frente a ella se sitúa la Iglesia de San Bernardo, un sencillo templo barroco del Siglo XVII. Se trata de un edificio con una única nave y capillas laterales, sin crucero ni decoración.

Quizás la parte más curiosa la encontramos justamente en sus capillas laterales. En una de ellas se sitúan las imágenes de San Miguel, San Pedro y la Virgen del Rosario, patronos del desaparecido Campos de Arenoso. Este pequeño pueblo se situaba muy cerca de Cirat, entre los actuales municipios de Montanejos y Puebla de Arenoso. Pero, ¿qué hacen aquí los patronos de otro pueblo?

En 1977, Campos de Arenoso se expropió y derruyó (como tantos otros pueblos) para construir un pantano en su lugar. A pesar de la desaparición de su antigua iglesia de San Miguel, los habitantes del pueblo (desplazados, en su mayoría a las cercanas poblaciones de Cirat, Tormo y Arañuel) mantuvieron la devoción intacta. Desde 2015, el párroco de Cirat ha recuperado las celebraciones de esta desaparecida población y ha reunido a sus patronos bajo el mismo techo, manteniendo de este modo el recuerdo de un pueblo enmudecido bajo las aguas.

Ruta de Senderismo hasta el Salto de la Novia de Cirat

Tras esta breve visita al pueblo, ya estábamos preparados para comenzar la ruta. Por ello, nos dirigimos hacia la Calle Rosaire, para desde allí tomar la senda que nos llevaría al Salto de la Novia. Como nos faltaba un poco de entrenamiento después de tantos meses en casa (y, además, hacía un calor de justicia), decidimos acortar y no hacer la ruta completa. En su lugar, hicimos únicamente el tramo que pasa junto al castillo hasta el Salto de la Novia, regresando por el mismo lugar. ¡Queda pendiente hacer la R2 completa!

Consejos para visitar El Salto de la Novia

Antes de emprender la ruta te queremos dejar varias recomendaciones:

  • Evita los días de más calor para poder disfrutar del camino sin agobios.
  • Tampoco es recomendable realizar la ruta en días de tormenta, ya que resulta peligroso.
  • No olvides llevar abundante agua en la mochila, ¡no hay fuentes en todo el recorrido!
  • Lleva un buen calzado para evitar resbalones e incomodidades, ya que el terreno en este sendero es bastante irregular.
  • Como siempre, recoge toda la basura que generes por el camino para tirarla adecuadamente una vez regreses al pueblo. A todos nos gusta disfrutar de un entorno limpio, y es responsabilidad de todos nosotros cuidarlo.
Ruta desde Cirat hasta el Salto de la Novia (Alto Mijares, España)
Ruta desde Cirat hasta el Salto de la Novia (Alto Mijares, España)

Emprendemos el camino atravesando el antiguo barrio morisco y tomamos la Calle Rosaire buscando el inicio de la ruta. No pierdas la oportunidad de asomarte al pequeño mirador natural que encontramos a la salida de la población. Como ves en la foto de portada de este post, ¡Es la mejor panorámica de Cirat! Desde aquí, tan solo tendrás que girar a la izquierda y, al llegar a la parte inferior de la pendiente, rápidamente encontrarás el inicio del sendero.

Castillo de Cirat

Una de las primeras paradas que encontramos en el camino, desviándonos ligeramente, son los restos del Castillo de Cirat. Esta fortaleza, de origen musulmán, se construyó en el Barranco de las Salinas en el siglo XII para el rey moro Zayd Abu Zayd. El Castillo de Cirat ha tenido un papel destacado a lo largo de la historia de la población, especialmente durante la expulsión de los moriscos y las guerras carlistas. De hecho, hay varias leyendas que llenan de un halo de misterio el lugar. La más destacada es, seguramente, la de Zoraida…

La leyenda del Castillo de Cirat

Nos remontamos a la época de la expulsión de los moriscos. La mora Zoraida y sus preciosos gemelos vivían felices y tranquilos en Cirat, hasta que los cristianos empezaron a perseguir a los musulmanes, a expulsarlos de sus casas y a asesinarlos al horripilante grito de “ni una gota de sangre mora”. Los enfrentamientos aumentaron, hasta el punto en que todos los musulmanes de Cirat debieron resguardarse tras los muros de su castillo.

Un buen día, cansados de tanta reyerta, los cristianos idearon una estratagema para acabar de una vez por todas con esta situación. Primero, hicieron correr la voz de que numerosos correligionarios habían llegado a Cirat con sed de venganza para ayudarles. Una vez caída la noche, hombres, mujeres y niños se proveyeron de antorchas y embolaron todas las cabras del pueblo para, desperdigados, emprender el ascenso al castillo.

Los pobres musulmanes, al ver miles de fuegos aproximarse hacia ellos amenazantes, decidieron autoinmolarse y se lanzaron al barranco desde lo alto de la muralla. Pero nuestra querida Zoraida se negó a que sus preciosos hijos de tan solo 3 años corrieran esa suerte, sabiendo que nadie sería capaz de hacerles daño. Antes de lanzarse al precipicio, metió a sus niños en una tinaja y les dijo que cada uno de ellos debería tener 5 hijos, cada uno de sus hijos otros 5, y así sucesivamente hasta esparcir su sangre por los siglos de los siglos en toda la comarca. Una buena mujer encontró y acogió a los dos pequeños, los bautizó y los crió como si fueran propios. Cuando crecieron, se casaron y cumplieron la voluntad de Zoraida, haciendo que la sangre mora se perpetuara en el Alto Mijares.


Adaptación propia basada en el libro de Ángel Sorní

Por desgracia, poco queda ya de la antigua fortaleza. Pero gracias a sus ruinas podemos hacernos una idea un poquito más exacta de cómo era. El antiguo Castillo de Cirat se encontraba protegido de forma natural por uno de sus lados, mientras que contaba con diferentes lienzos de muralla para proteger su parte más vulnerable. Contaba con dos recintos diferenciados, en los que destacan los restos de una torre semicircular. También había un aljibe y una estructura rectangular que ha supuesto una incógnita para los arqueólogos, que no han sido capaces de conocer su uso.

Salto de la Novia de Cirat

Seguimos recorriendo el sendero agradeciendo la sombra que nos da la abundante vegetación y empezamos a escuchar, en algunos tramos, un arroyo de agua lejano. ¡Señal de que vamos por el buen camino! El sendero tiene una pendiente pronunciada y, como te decíamos, un terreno irregular sobre el que pisar. ¡Ten cuidado con no caerte! A pesar de ello, resulta un camino agradable de recorrer debido a la gran belleza del paraje. Una gran masa forestal rodea el sendero, llenando el paisaje de un encanto único.

Sendero de Cirat al Salto de la Novia (Alto Mijares, España)
Sendero de Cirat al Salto de la Novia (Alto Mijares, España)

Tras una última pendiente pronunciada empezamos a escuchar con fuerza la cascada. Saltamos con cuidado por última vez el arroyo y por fin se abre ante nosotros el Salto de la Novia, imponente y con ganas de contarnos su historia. Después de tan largo camino nos sentamos a escucharla a la sombra, mientras disfrutamos de la tranquilidad del paraje y cargamos pilas. ¿Quieres escucharla?

La leyenda del Salto de la Novia

El Salto de la Novia nos cuenta la historia de Mariana y José, una joven pareja de enamorados con triste final. Corría el año 1846. José se encontraba luchando en la segunda guerra carlista y, perdido y desfallecido en la montaña, encontró en la joven Mariana su salvación. Esta hermosa muchacha le dio de beber y, a escondidas de sus padres, le dio cena y cobijo en el pajar durante la noche. Esa noche fue suficiente para que ambos se enamoraran profundamente y prometieran reencontrarse una vez pasara la guerra.

Pero los años pasaban y la maldita guerra no terminaba nunca. Un día, la familia de Mariana la prometió con otro hombre. Aunque ella se negó (tal y como era, incluso, tradición en este tipo de bodas), la ceremonia debía celebrarse en la Iglesia de Cirat el 15 de julio de 1849. Mariana no durmió la noche anterior pensando en su querido José. A pesar de ello, a la hora designada, subió al macho que debía llevarla de camino al altar, ya ataviada con su vestido de novia, y emprendió el largo camino. Cerca de Fuente Torres la comitiva nupcial se topó con tropas carlistas y comenzó un tiroteo. Todo fue tan rápido que las versiones se contradicen, pero si algo queda claro es que José recibió un disparo y el macho que llevaba a Mariana, asustado por su desgarrador grito, cayó por el barranco sobre una cascada que los lugareños denominaban el Chorrador. Tan pronto como el cuerpo de la joven golpeó el salto de agua, un nuevo chorro comenzó a brotar en ese mismo lugar.

Según se cuenta, en algunos días de verano, todavía se puede observar a los dos enamorados, fundidos en un abrazo eterno, en las cristalinas aguas de este hermoso paraje. ¿Te animas a comprobarlo por ti mismo?


Adaptación propia basada en el libro de Ángel Sorní

Por supuesto, el caudal del Salto de la Novia depende del momento del año en que acudamos. El 2020 ha sido un año especialmente lluvioso, por lo que en julio encontramos todavía un caudal bastante abundante. Pero ten esto muy presente si estás pensando visitarlo en época de sequía, ya que es muy probable que la cascada acabe siendo un tanto decepcionante. La mejor época para visitarlo es en la primavera, antes de que llegue el calor asfixiante y el cauce disminuya.

Salto de la Novia (Cirat, España)
Salto de la Novia (Cirat, España)

Ermita de San Antonio Abad

Al terminar la ruta y volver al pueblo, decidimos acercarnos al entorno de la Ermita de San Antonio Abad, situada al final de la calle Rosaire, una vez pasado el polideportivo. Se trata de un buen lugar para descansar bajo los pinos tras la ruta y refrescarse junto a la fuente.

A la sombra de esta hermosa pinada encontramos la Ermita de San Antonio Abad, una diminuta capilla cúbica de mampostería rematada con tejas en forma piramidal. Se trata de un templo muy sencillo y rústico, acorde con el entorno en el que se encuentra.

¡Por cierto! Si quieres realizar la ruta R2, deberás dirigierte hasta aquí desde un primer momento en lugar de desviarte, ya que este camino forestal parte desde aquí. Simplemente, sigue las indicaciones con el dibujo de la cascada y no te perderás.

Ermita de San Antonio Abad (Cirat, España)
Ermita de San Antonio Abad (Cirat, España)

Playas de El Puente y El Molino

Otro buen lugar para refrescarte después de la ruta es la Playa del Molino, una zona recreativa situada a la salida del pueblo (en dirección a El Tormo), en un recodo del Mijares. El paraje toma el nombre del antiguo molino de la población, situado junto al río. Por desgracia, en 2018 la estructura del edificio colapsó debido a su situación de abandono, pero el entorno sigue siendo igualmente recomendable. Junto al paraje del Molino, la playa continental del Puente también invita al visitante al baño.

En ambas (aunque bien podríamos considerarlas una sola) encontrarás una zona de baño y diversas mesas de picnic, por lo que es un buen lugar para ir con niños a pasar el día. Eso sí, ten en cuenta que el parking más cercano es muy reducido, por lo que deberás madrugar si quieres aparcar cerca. Si tienes pensado comer aquí y no quieres cargar todo el rato con la comida, puedes dejar el coche aquí y dirigirte al pueblo a pie para empezar la ruta. ¡No está para nada lejos!

En resumen…

Como puedes ver, a pesar de su reducido tamaño Cirat tiene muchísimos rincones que descubrir. ¡Y todos los que no hemos nombrado! Si vives cerca, es un lugar perfecto para hacer alguna excursión y descubrir la parte más natural de Castellón. Si, por el contrario, planeas una visita a la zona no olvides anotarlo en tu lista de destinos pendientes. ¡Seguro que no te decepciona!

¿Te ha gustado este nuevo formato de post? ¡Déjanos un comentario!

Deja un comentario