Hace un tiempo publicamos un post con nuestra selección de 10 parques naturales de España que nos han enamorado. A raíz de ello, y de algunos mensajes que nos habéis enviado, hemos querido acercaros a uno del que quizás no hayáis oído hablar mucho: La Caldera de Taburiente, situada en el corazón de la Isla de la Palma.

¿Cómo llegar hasta Taburiente?

Por desgracia, las islas no suelen caracterizarse por disponer de una red de transporte público cómoda y eficiente. Y, en el caso de La Palma, su reducido tamaño y orografía lo hacen todavía más patente.

Si deseamos llegar a Taburiente tenemos diversas opciones. Una de las más comunes para aquellos que les gusta viajar a su aire es alquilar un coche durante toda su estancia para no perderse ningún rincón. Del mismo modo, también puedes moverte en taxi todoterreno para llegar hasta el punto de inicio de cada ruta. Lo más habitual es comenzar la visita en la Pista Forestal de los Brecitos, ya que de este modo realizaremos la ruta con un desnivel más favorable que en sentido contrario.

También podemos contratar alguna excursión que nos lleve hasta allí. Las más comunes son, sin duda, las rutas de senderismo guiadas y las excursiones a Taburiente junto con el Roque de los Muchachos. En ambos casos las compañías de excursiones suelen recoger a sus clientes en hoteles concretos de cada zona de la isla. Si te vas a decantar por esta opción, te recomendamos informarte bien del punto de recogida en la zona que quieras alejarte. De este modo, podrás elegir el hotel más adecuado para ello.

¿Cómo organizar mi excursión al parque natural?

A la hora de organizar cualquier excursión por un parque natural, es muy importante preparar la mochila que llevaremos ese día. No olvides elementos esenciales como una gorra, filtro solar, agua y algo de comer (¡sin ensuciar el medio ambiente!). Tampoco olvides vestirte con ropa cómoda y, sobretodo, presta atención al calzado para evitar rozaduras o resbalones. La isla de La Palma es también un lugar muy húmedo y con rápidos cambios en el tiempo, por lo que un chubasquero ligero suele ser también recomendable.

El Parque Nacional de la Caldera de Taburiente dispone de diversos senderos que se pueden recorrer. Por ello, a la hora de preparar tu visita deberás tener en cuenta varios factores. En primer lugar, el tiempo del que dispondrás para hacer la ruta. En segundo lugar, tu forma física y la de tus acompañantes. Y, en tercer lugar pero no menos importante, todo aquello que encontrarás en cada una de las rutas.

Elijas la ruta que elijas, nuestra recomendación es comenzar la visita desde el Centro de Visitantes. De este modo podrás conocer con más profundidad las características geológicas que han ido formando este parque a lo largo de los siglos, así como su gran biodiversidad. Además, siempre es recomendable acercarse a alguno de los puntos de información para poder llevar encima un mapa de la ruta y obtener información actualizada del estado de los senderos y la previsión meteorológica.

5 cosas que no puedes perderte en la Caldera de Taburiente

Como ya sabrás, la Caldera de Taburiente se caracteriza por su origen volcánico. Pero normalmente no se habla tanto de la gran cantidad de recursos hídricos que posee, tanto subterráneos como superficiales.

Aunque creemos que la mejor manera de recorrer cualquier parque natural es paseando por sus senderos, en este caso (debido a la gran cantidad de ellos que encontramos) hemos decidido resaltar los puntos más importantes para que seas tú quien decida qué sendero prefiere recorrer. ¿Empezamos?

1. El Mirador de las Cumbrecitas

Si no estás muy acostumbrado a las grandes caminatas o no dispones de mucho tiempo, el Mirador de las Cumbrecita puede ser el lugar perfecto para ti. De hecho, se trata de un punto clave para las excursiones express al parque natural que se realizan durante las escalas de los cruceros. ¡Y no nos extraña!

Para poder llegar en coche hasta el mirador es imprescindible reservar plaza en su pequeño aparcamiento. Ten en cuenta que, al ser un Parque Natural, el acceso está restringido y sólo se permite para aquellos vehículos con reserva o fuera del horario restringido (de 08:30 h a 16:00 h). Para hacerlo, solo tendrás que entrar en la web de la central de reservas de parques nacionales. Puedes hacerlo desde 1 mes antes hasta el mismo día de la visita (siempre que hayan plazas disponibles). En caso de que no puedas acudir, acuérdate de cancelar la reserva, ¡la penalización por no hacerlo es de un año sin poder pedir permiso!

Fuera del horario que hemos indicado antes sí que podéis acceder sin reserva, pero no lo recomendamos. El aparcamiento es realmente muy muy pequeño y corres el riesgo de no encontrar sitio donde dejar el coche. ¿Por qué arriesgar si puedes ir con plaza reservada?

Desde aquí podrás observar de forma panorámica el circo volcánico, de 8 km de diámetro. Sus paredes, te sorprenderán por su abundante cubierta vegetal (principalmente compuesta por pino canario, bejeque rojo y cedro) y por su gran pendiente. También es un buen punto para comenzar tu visita a la isla, empezando a ser consciente de la magnitud de esta caldera volcánica. Además, a lo largo del el sendero que se dirige hacia el Lomo de Las Chozas encontraremos diversos paneles explicativos que describen la fauna, flora y características geológicas del lugar.

Parque Nacional de la Caldera de Taburiente (La Palma, España)
Vista de la Caldera de Taburiente desde La Cumbrecita (La Palma, España)

2. El Roque de los Muchachos y su Observatorio

Seguramente el Roque de los Muchachos sea uno de los puntos más conocidos del parque y de La Palma. Nos encontramos en el punto más alto de la isla, a nada menos que 2.426 metros de altura, y en el hogar del observatorio astronómico más importante de las Islas Canarias. No en vano, se considera que este es uno de los mejores rincones del planeta para disfrutar de las estrellas.

No te enfades si el mar de nubes te impide disfrutar de las vistas, ya que es algo muy habitual en la isla. Cuando los vientos alisios, cargados de humedad, chocan contra estas laderas se elevan hasta sobrepasar algunas cumbres y crean ese efecto. ¡Disfruta de este fenómeno tan característico de La Palma! Además, piensa que estos mismos vientos son en gran parte los responsables de la gran vegetación de la isla al crear lo que se conoce como lluvia horizontal, al condensar esa humedad (generalmente en la parte noroeste de la isla).

Si te acercas al mirador, podrás ver bajo tus pies (si el mar de nubes te lo permite) los impresionantes 1.500 metros de profundidad de la caldera volcánica de Taburiente, repleta de vegetación. Si levantas la mirada, en días despejados también podrás ver asomándose sobre el mar la cercana Tenerife, así como La Gomera y El Hierro.

Aunque con ciertas restricciones, la visita al Observatorio Astronómico del Roque de los Muchachos nos permite conocer de la mano de guías especializados estas interesantes instalaciones. Las visitas se realizan siempre de día y con cita previa, por lo que es muy importante que planifiques esta parte de tu viaje a La Palma si no quieres perdértelo. Si lo que quieres es disfrutar de las estrellas, reserva alguna excursión nocturna con guías certificados Starlight y sumérgete en sus explicaciones.

¿Todavía te apetece seguir recorriendo la isla a pie? Te recomendamos que emprendas el sendero GR-131, bordeando la caldera. Se trata, como su nombre indica, de un gran recorrido, con una duración habitual de 3 días. Por tanto, puedes elegir hacerlo entero o seleccionar algún tramo que te parezca mas interesante. ¡La decisión es tuya!

Roque de los Muchachos (La Palma, España) - Fuente: Turismo de Islas Canarias
Roque de los Muchachos (La Palma, España) – Fuente: Turismo de Islas Canarias

3. Barranco de las Angustias

A continuación visitamos otro de los rincones mejor valorados de la isla: el Barranco de las Angustias. Nos encontramos en el centro de la isla, entre los municipios de El Paso, Tijarafe, Los Llanos de Aridane y Tazacorte. El barranco comienza en Dos Aguas, la zona donde se reúne el agua de los ríos Taburiente y Río Amargo, y desemboca en el Puerto de Tazacorte.

La mejor opción para visitar esta zona si no quieres complicarte es contratar una excursión que recorra a pie Taburiente desde el Mirador de los Brecitos hasta el Barranco de las Angustias. Para nosotros, esta opción tiene dos grandes ventajas. Por un lado, no tendrás que preocuparte de coger el coche, llegar hasta el parking, coger un taxi hasta el mirador… Solo tendrás que acudir al punto de recogida y te llevarán desde allí. Por otro lado, al ir acompañado de un guía podrás conocer mucho más a fondo las características geológicas y biológicas que hacen esta reserva natural única en el mundo. Por ejemplo, ¿sabías que se han encontrado evidencias que demuestran la existencia de un lago gigante en la isla?

4. Cascada de Colores

Curioso nombre, ¿verdad? Como os decíamos, por el interior de la Caldera de Taburiente encontramos numerosos recursos hídricos que, de vez en cuando, afloran en algunos puntos del parque natural. Uno de los más conocidos es justamente este, la Cascada de Colores, situada en la parte oeste del parque.

De hecho, encontramos dos cascadas con este nombre: la natural (de 8 metros de altura y enclavada dentro de un estrecho barranco que dificulta el acceso y hace que su visita no sea recomendable) y otra creada por la mano del hombre pero que sí se puede visitar con mayor facilidad.

Ésta última fue creada en los años 60 para intentar retener las aguas de la caldera y poder aprovecharlas. Durante estas últimas décadas, la naturaleza se ha encargado de disimular el origen artificial y ha cubierto sus muros, tiñiéndolos de distintos colores gracias a distintos minerales (como el hierro) que contienen sus aguas. ¡De ahí el origen de su curioso nombre!

La forma más habitual de llegar hasta ella es dejar el coche en el aparcamiento del Barranco de las Angustias y tomar un taxi que nos lleve hasta el Mirador de los Brecitos (normalmente cuesta unos 50 €). Desde allí, ya podremos comenzar a andar y tomar un sendero circular (de unas 5 – 6 horas de duración aproximadamente) que recorre el parque. Tras pasar por la denominada Playa de Taburiente deberemos seguir las indicaciones de la ruta llamada El Reventón (¡el nombre ya lo dice todo!). Al final de la bajada, encontrarás un cartel que indica el desvío hacia la Cascada de Colores, ¡por fin!

Nuestro consejo es que, antes de emprender este camino, te acerques a alguno de los centros de información y preguntes por el estado de la cascada. En muchas ocasiones el río tiene un cauce menor y la cascada pierde su espectacularidad. ¡Seguro que agradeces saberlo antes de llevarte el chasco!

También es importante que recuerdes los básicos para cualquier excursión: calzado cómodo (y, a ser posible, impermeable), gorra, protección solar, algo de comer y mucha mucha agua. Especialmente en verano el sendero puede hacerse pesado por el calor, y es importante ir preparado. Si vas en verano y no tienes prisa, también puedes llevar un bañador, ya que hay un par de pozas en las que puedes refrescarte.

Cascada de Colores (La Palma, España) - Fuente: Turismo de Islas Canarias
Cascada de Colores (La Palma, España) – Fuente: Turismo de Islas Canarias

5. Roque Idafe

Muy cerca de la Cascada de Colores encontramos un gran icono de la isla presidiendo el paisaje: el Roque Idafe. Para los aborígenes que habitaban La Palma, este roque era un monolito sagrado, el lugar donde cielo y tierra se unían. También era una columna que sujetaba el cielo y el lugar donde se escondían los espíritus, tanto benefactores como malignos.

Desde hace más de 500 años, los palmeros han temido su derrumbe (creyendo que era presagio de ruina y hambruna). Por ello, en los alrededores del Roque Idafe tenían lugar diferentes ceremonias rituales y ofrendas que trataban de evitar la caída de este imponente monolito. Aunque hace mucho tiempo de esto, los palmeros (especialmente los más mayores) siguen mirando de reojo a esta gran estructura geológica, temiendo que caiga.

Sea como sea, el Roque Idafe se mantiene erguido vigilando La Palma desde la Caldera de Taburiente, sujetando el cielo sin descanso.

¿Qué más se puede visitar en La Palma?

En la conocida como La Isla Bonita hay muchos rincones que descubrir más allá de Taburiente. Si quieres seguir descubriendo la naturaleza más salvaje, no te puedes perder la Cascada de los Tilos. Si prefieres refrescarte y tener un momento de relax, tu lugar es el Charco Azul. ¿Prefieres conocer mejor las localidades de La Palma? Entonces no te pierdas Santa Cruz de la Palma, con su precioso centro colonial.

Como ves, La Palma tiene muchísimo que ofrecer y sería imposible dejar todo plasmado en un post. ¿Quieres que hablemos en mayor profundidad de alguno de estos lugares? ¡Cuéntanoslo en un comentario!

Deja un comentario