Hoy nos relajaremos un poco con una excursión a uno de los parajes naturales con más encanto de España. Sin duda, un destino que no puede faltar en la lista de los aficionados al senderismo y la naturaleza. Hablamos del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, situado en pleno Pirineo aragonés, más concretamente en la comarca del Sobrarbe (provincia de Huesca).

Un poco sobre el parque nacional

Como apunte histórico, hay que destacar que se trata de uno de los parques nacionales más antiguos de España. Fue declarado así en 1918 por Real Decreto del Rey Alfonso XIII. Inicialmente sólo constituía el parque la zona del Valle de Ordesa, pero en 1982 el parque fue reclasificado y ampliado hasta las 15.608 hectáreas que ocupa en la actualidad.

Dominando el paisaje encontramos el macizo de Monte Perdido, de nada más y nada menos que 3.355 metros de altitud. Desde lo alto de éste encontramos el río Arazas descendiendo hacia el oeste, formando a su paso el famoso Valle de Ordesa.

Dentro de la delimitación del parque nacional encontramos otras tres zonas (o sectores): el Cañón de Añisclo, El Valle de la Pineta y el Valle de Escuaín. ¿Quieres saber qué ver en cada uno de ellos? ¡Te lo contamos!

Vista de Monte Perdido desde el Circo de Soaso (Ordesa y Monte Perdido, Huesca)
Vista de Monte Perdido desde el Circo de Soaso (Ordesa y Monte Perdido, Huesca)

Valle de Ordesa

Cómo llegar hasta Ordesa

La forma más sencilla y directa de llegar a la Pradera de Ordesa (punto del que parten la mayoría de rutas) es desde Torla. Es importante tener en cuenta que, durante la temporada alta, no está permitido llegar en coche hasta el parque, por lo que es imprescindible coger uno de los autobuses a disposición del turista.

Para ello no tienes más que dirigirte al Centro de Visitantes del parque, situado en Torla junto a un parking gratuito. Allí podrás comprar el billete de autobús, con parada justo al lado del centro. Te recomendamos consultar los horarios del autobús para poder organizar correctamente tu visita sin sustos. Ten también en cuenta que el aforo del parque es limitado, por lo que te recomendamos madrugar y coger el autobús temprano para asegurar que tienes plaza.

Vista de Torla (Huesca, España)
Vista de Torla (Huesca, España)

Qué ver en Ordesa

El Valle de Ordesa es uno de esos lugares en los que nos encanta disfrutar de rutas de senderismo sin prisas, disfrutando del paisaje. La más recomendable si no se está muy acostumbrado a hacer senderismo es la ruta GR11 que recorre el valle bordeando el río Arazas hasta el Circo del Soaso, donde se encuentra la famosa Cola de Caballo (la Cascada de Soaso).

Aunque esta ruta es relativamente sencilla y apta para familias, su duración (unos 17 km) la hacen poco recomendable para personas que no estén acostumbradas a realizar caminatas largas. Así que si quieres ir y no estás muy acostumbrado… ¡empieza desde ya a buscar rutas más cortas para no perderte nada! También debido a su duración, se aconseja llevar comida y agua para el trayecto.

En nuestro ascenso por el valle encontraremos varias cascadas, como las famosas Gradas del Soaso, una serie de pequeñas cascadas situadas una detrás de otra, formando una especie de escalones de agua. Es muy común encontrar en este lugar a los excursionistas realizando una parada y cogiendo fuerzas mientras disfrutan de esta vista tan especial del río.

Gradas de Soaso (Ordesa y Monte Perdido, Huesca)
Gradas de Soaso (Ordesa y Monte Perdido, Huesca)

Siguiendo la ruta, una vez llegamos al final de esta ruta para excursionistas, podremos admirar la Cascada de Cola de Caballo. Aquí encontramos la típica foto que ilustra multitud de folletos turísticos y el principal motivo por el que mucha gente realiza esta ruta. No en vano, se trata de un gran salto de agua de 54 metros de altura, uno de los más altos de España. Aprovecha para descansar un poco junto a esta preciosa cascada antes de tomar el camino de regreso o seguir adelante. ¡Seguro que no te arrepientes!

Cascada Cola de Caballo (Ordesa y Monte Perdido, Huesca)
Cascada Cola de Caballo (Ordesa y Monte Perdido, Huesca)

Desde este punto, si aún nos quedan fuerzas podemos tomar la ruta que lleva hacia el Refugio de Góriz, situado a 2.000 metros de altitud, donde encontramos un bar perfecto para descansar y coger fuerzas mientras se disfruta de unas inigualables vistas . Si, por el contrario, nos encontramos ya cansados, podemos optar por volver recorriendo el camino inverso o seguir la ruta circular por la Faja de Pelay volviendo por la Senda de los Cazadores. Otra opción es hacer esta última ruta en sentido contrario.

Garganta de Escuaín

Dentro del parque nacional encontramos otros rincones más allá del valle que acabamos de visitar repletos de rutas que recorrer. Otra excursión, más tranquila y familiar es el Sendero de los miradores Revilla, situados en la Garganta de Escuaín. Se trata de un agradable paseo de unos 4,5 km que parte desde el pueblo de Revilla hasta los miradores del Angonés.

Se trata de una garganta fluvial atravesada por un desfiladero. El agua se filtra por la piedra caliza, mientras los quebrantahuesos sobrevuelan su hábitat natural. No en vano, se considera uno de los mejores recorridos de España para poder disfrutar de la majestuosidad de este ave en todo su esplendor.

A lo largo de la ruta encontrarás diversos miradores con impresionantes vistas de la zona donde parar a descansar mientras te asombras con las maravillas que la naturaleza es capaz de crear.

Cañón de Añisclo

Por último, recomendamos un paseo por el Cañón de Añisclo. Esta ruta se puede realizar en gran parte en coche, conduciendo pegados a la montaña con el río transcurriendo justo al lado.

Al igual que las Gargantas de Escuaín, este paisaje también ha sido esculpido por la fuerza del agua a lo largo de los siglos. Por ello, una vez dejamos el coche y la continuamos a pie, descubrimos cómo el agua, artífice de todo esto, nos sorprende en cada rincón. Asómate con cuidado para sorprenderte con la profundidad del cañón. Ya en su punto menos profundo alcanza los 700 metros, pero es en la Punta de las Olas donde alcanza su mayor profundidad: nada más y nada menos que 3.022 metros de altura.

También el agua es la responsable del verdor que recubre todos los rincones del Cañón de Añisclo, con un bosque perfectamente conservado que nos hace olvidarnos fácilmente del estrés de la ciudad.

Cañón de Añisclo (Ordesa y Monte Perdido, Huesca)
Cañón de Añisclo (Ordesa y Monte Perdido, Huesca)

Valle de Pineta

Situado en la parte más norte del parque, muy cerca de la frontera con Francia. Rodeado de altas montañas que sobrepasan con holgura los 2.000 metros de altitud, el valle se caracteriza por su verde vegetación (contrastando con la piedra desnuda), y las aguas del deshielo que lo recorren.

Si estás acostumbrado a realizar rutas de montaña, quizás podrás atreverte a llegar hasta el Balcón de Pineta, desde el cual podrás disfrutar de una impresionante panorámica, y al Lago de Marboré, habitualmente cubierto por nieve.

Si, en cambio, viajas con niños o buscas una ruta menos exigente, puedes decantarte por recorrer los Llanos de Larri. Partiendo del Parador Nacional, te invitará a recorrer el paraje a través de bosques de hayas hasta alcanzar las verdes praderas.

Deja un comentario