Como ya sabrás si nos sigues desde hace tiempo, nos encanta viajar y descubrir el planeta de una forma consciente y sostenible. Aunque llevamos ya varios años intentando seguir un estilo de vida más responsable (avanzando poco a poco y aprendiendo a diario), el año pasado decidimos compartirlo contigo para animarte a dar el salto. Viajar de forma sostenible es posible, y queremos demostrarlo.

Especialmente en nuestro Instagram compartimos habitualmente información relacionada con este tema, y la acogida ha sido siempre muy buena. Por ello, hemos decidido dar un paso más y compartir algunos proyectos que consideramos interesantes para conocer mejor y valorar más nuestro planeta.

Los dos nacimos en el Mediterráneo (como diría Serrat) y siempre nos hemos sentido muy vinculados a él. Por eso, no hemos encontrado mejor iniciativa para empezar este tipo de posts que Arrels Marines, un proyecto muy ligado a este ecosistema marino.

Sobre Arrels Marines y la Posidonia Oceánica

Antes de pasar a la entrevista queremos contarte brevemente a qué se dedican y porqué es tan importante su labor. Arrels Marines centra todos sus esfuerzos en proteger la Posidonia Oceánica, una planta endémica del Mediterráneo. Su existencia es esencial para el buen funcionamiento del ecosistema (siendo el hogar de cientos de especies marinas) y para que todos podamos disfrutar de aguas cristalinas y bellas playas.

Si nunca has oído hablar de esta planta, seguro que te sorprende saber que está considerada el ser vivo más longevo del planeta. También que es un importante aliado contra el cambio climático, gracias a la gran cantidad de CO₂ que absorben y de oxígeno que producen. Para que te hagas una idea de su importancia, según algunos cálculos, una hectárea de Posidonia puede llegar a producir más del triple de oxígeno que la misma superficie de bosque tropical. ¿No te parece impresionante?

Pero su estado de salud es muy preocupante. Desgraciadamente, se estima que las praderas de Posidonia Oceánica están desapareciendo hasta ocho veces más rápido que el bosque tropical. La mala calidad de las aguas, las anclas de los barcos o el aumento de la temperatura del mar son solo algunos de los factores que afectan a la supervivencia de la posidonia oceánica.

Y justamente por ello la labor de Arrels Marines es tan importante. Su misión, según explican ellos mismos, es proteger y garantizar el futuro de este ecosistema único. ¿Cómo lo hacen? Reforestando las praderas de Posidonia Oceánica y realizando tareas de educación medioambiental para involucrar tanto a la población balear como a los turistas que visitan las islas.

Ahora que ya conocemos un poquito acerca de la Posidonia Oceánica y de esta iniciativa, pasamos a hablar con Josep Vives, el fundador de este proyecto tan interesante, para que nos cuente un poquito más acerca de Arrels Marines.

Entrevista a Arrels Marines

Para empezar, nos gustaría saber un poquito más acerca de Arrels Marines. ¿Podrías contarnos cómo nació la iniciativa y cómo es vuestro día a día?

Hasta justo antes del estallido del coronavirus y el posterior confinamiento, yo me encontraba viviendo en Bali, trabajando en Plastic Bank Indonesia –una empresa que lucha para erradicar la pobreza en países en vías de desarrollo a través de su social plastic-. En Bali, colaboré y coordiné varios proyectos destinados a la protección y reforestación de manglares, así como también de arrecifes de coral. Me encantaba lo que hacía la verdad, hasta que un día me pregunte por qué no estaba dedicando todos estos esfuerzos en proteger mi querida isla y sus arrecifes mediterráneos, la Posidonia oceanica. En ese momento decidí volver y empezar a trabajar en Arrels Marines.

El funcionamiento de Arrels Marines se asemeja muchísimo al de una start up: tiene una estructura totalmente horizontal y todos y todas contribuimos y participamos en la toma de decisiones. En cuanto al tipo de trabajo, hacemos principalmente teletrabajo, zooms y nos juntamos una vez a la semana –aunque no hay día que nuestro grupo de whatsapp no eche humo-. En estas reuniones abordamos nuestros campos de actuación (nuevas metodologías educativas o científicas, posibles zonas degradadas en donde podríamos establecer una estación de replantación, etc.), compartimos ideas o propuestas y cada uno de nosotros y nosotras expone los avances que vamos haciendo con los proyectos que tenemos asignados.

Ahora mismo, y debido a la situación epidemiológica en la que nos encontramos, hemos tenido que posponer todos los talleres y actividades educativas que habíamos acordado con varios centros educativos hasta que la situación mejore y es por eso que estamos dedicando la mayor parte de nuestro tiempo y esfuerzos a desarrollar los planes de actuación científico técnicos.

Posidonia Oceánica. Fuente: Nicolau Cerdà (Arrels Marines)

A nivel general, creo que sabemos muy poco acerca de la Posidonia. ¿Por qué es tan importante su conservación? ¿Qué aporta al ecosistema marino? ¿Y al resto del planeta?

La conservación de la P. oceanica es clave para el futuro del Mediterráneo tal y como lo conocemos. Se trata de una planta que se extiende a lo largo del fondo marino formando amplias y densas praderas que destacan tanto por la gran cantidad de funciones ecológicas que desarrollan en los ecosistemas que crean como por los servicios que presentan para la sociedad.

La P. oceanica participa de manera esencial en el hidrodinamismo litoral y la estabilización de los sedimentos, protege la línea de costa de la erosión contribuyendo así a la conservación de las playas, mejora la calidad del agua y proporcionan refugio y alimento a un gran número de especies, creando hábitats de reproducción y actuando como centro de biodiversidad. Además, se trata de uno de los ecosistemas más productivos del planeta; es decir, tiene la capacidad de absorber y almacenar una gran cantidad de CO2 de la atmósfera, jugando un papel esencial en la lucha contra el cambio global. Un informe de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) estima que sus praderas pueden ser responsables de hasta el 40% del carbono almacenado cada año por la vegetación costera. Además, una hectárea de P. oceanica puede producir tres veces más de oxígeno –y captar mucho más CO2 -que el que produce una hectárea de bosque tropical y, sin embargo, se estima que el ritmo al que está desapareciendo es ocho veces superior a la deforestación de estos bosques.

El impacto humano es uno de los principales causantes del retroceso de estas praderas y, por lo tanto, las acciones de restauración son inútiles a menos que se cambie la forma en que las personas interactuamos con el hábitat. Por ello, es vital fomentar la empatía hacia la naturaleza y el respeto por el medio ambiente. Es necesario que la población entienda el papel vital que este ecosistema juega en nuestras islas, que más allá de su valor ecológico, es imprescindible para industrias como la turística y la pesquera. Si la posidonia continúa sufriendo, pronto habremos perdido no sólo el pulmón del Mediterráneo, sino también un agente indispensable en la lucha contra el cambio climático.

Queda claro que cada especie del planeta tiene su función y, si una desaparece, se desestabiliza todo el ecosistema. Y, por supuesto, la Posidonia no iba a ser una excepción. ¿Cómo es el proceso de reforestación que estáis realizando para conservarla? ¿Qué necesitáis para hacerlo y qué dificultades encontráis?

Llevar a cabo la regeneración de un ecosistema como el de la P. oceanica no es tarea fácil, pero por suerte contamos con antecedentes importantes, como el proyecto de “Bosques Marinos” llevado a cabo por el IMEDEA, que nos ha proporcionado un punto de partida clave para nuestro proyecto.

Para llevar a cabo el proceso de reforestación, en primer lugar, es necesario seleccionar las áreas más propicias para dicha restauración; seleccionar zonas que cumplan con los criterios ambientales necesarios para el asentamiento y crecimiento de la planta es clave para la supervivencia de la futura pradera. Una vez seleccionadas las áreas, empieza el proceso de recolección. Para nuestro proyecto solo utilizaremos haces de P. oceanica que se hayan desprendido de la pradera de manera natural (por el efecto de los temporales) o como consecuencia de los fondeos, y esto es un punto para resaltar, ya que en ningún momento alteraremos una pradera sana para llevar a cabo este proyecto.

Reforestación de Posidonia Oceánica – Fuente: Nicolau Cerdà (Arrels Marines)

A partir de aquí solo nos queda llevar a cabo el trasplante de estos fragmentos para el cual, como ya comentábamos, por una parte nos hemos basado en diferentes técnicas utilizadas anteriormente, ya que se ha visto que presentan resultados muy positivos, con porcentajes de supervivencia muy elevados, pero también, por otra parte estamos intentando integrar nuevas técnicas, menos invasivas, a partir de materiales biodegradables, con la finalidad de ver si estos podrían ser factibles a la hora de llevar a cabo el proyecto y sustituir así todas esas estructuras no naturales que quedan almacenadas en la pradera.

Para que todo el proceso funcione, es esencial involucrar tanto a la comunidad como a las instituciones locales, ya que sin su apoyo y ayuda el desarrollo de un proyecto como este sería imposible. Aun así, es cierto que siempre se encuentran algunas dificultades, sobre todo a nivel burocrático para la obtención de los permisos pertinentes y los imprevistos que siempre van ligados con el trabajo de campo, pero por nuestra experiencia, eso ya es algo con lo que ya contábamos.

Además de la reforestación, también dedicáis parte de vuestro tiempo a un ámbito tan importante de la sostenibilidad como es la educación medioambiental. ¿Qué tipo de actividades realizáis en este campo?

Nuestro programa educativo consiste en un plan de interpretación ambiental centrado en la P. oceanica y su entorno. Luego, en función de las necesidades específicas de cada escenario o persona, adaptamos este programa, el contenido, las actividades y los talleres para que todos puedan participar y nadie se sienta al margen. Todo este programa tiene como objetivo aumentar la conciencia ambiental y ecológica, pero lo más importante es proporcionar a todas las herramientas necesarias para desarrollar un espíritu crítico hacia los asuntos ambientales, el cambio climático y el calentamiento global.

Tenemos un gran abanico de actividades con el fin de intentar que los talleres sean lo más dinámicos y didácticos posibles: talleres sensoriales con elementos marinos, cuentacuentos, kahoots, experimentos, manualidades… y en los meses de verano, realizamos gran parte de los talleres dentro del agua para que los participantes puedan interactuar con los ecosistemas marinos y sobretodo ver la realidad de estos, la cual ha sido previamente expuesta en la parte más ‘’teórica’’.

Arrels Marines pretende impulsar y fomentar una educación basada en valores como es el respeto, la responsabilidad y la cooperación. Así pues, este tipo de educación actúa como un instrumento indispensable en la consecución de una sociedad mejor, compuesta por ciudadanos críticos y responsables, dispuestos a comprometerse por una sociedad más justa e igualitaria. Además, Arrels Marines, en su voluntad de acercar el mar a toda la población, trabajamos y adaptamos nuestros programas para llegar a colectivos normalmente olvidados como personas mayores, personas con discapacidad intelectual y niños y adultos hospitalizados o con movilidad reducida.

Educación ambiental – Fuente: Nicolau Cerdà (Arrels Marines)

En vuestra web se menciona la importancia de la participación activa por parte de los turistas. ¿Realizáis alguna actividad enfocada al turista que visita las islas?

Creemos firmemente que las acciones regenerativas no podrán alcanzar todo su potencial si no se involucra a todas las personas que interactúan y que tienen un impacto directo o indirecto sobre el medio, y por eso queremos incluir también a los millones de turistas que visitan las Islas Baleares cada año. Así pues, nuestro plan de interpretación ambiental está disponible en varios idiomas con el fin de poder realizar talleres específicos para turistas, con consejos medioambientales para reducir su impacto sobre las islas.

Desafortunadamente, y debido a la situación provocada por la covid19, todavía no hemos podido realizar talleres específicos para turistas, aunque somos optimistas y enseguida que la situación mejore, nos pondremos con ello.

Hablando de viajes, algo que no suele faltar en el neceser es la protección solar. Ya sabemos que algunos de sus componentes afectan al coral. ¿Sucede lo mismo con la posidonia? ¿Cómo podemos cuidar la Posidonia cuando viajamos?

Las cremas solares, al tener aceites y nutrientes varios, pueden favorecer la aparición y la proliferación de diferentes algas, como el fitoplancton, que enturbian el agua. Al tener un agua más ‘’sucia’’, los organismos más sumergidos, como la P. oceanica, tienen dificultades para captar la luz solar necesaria para llevar a cabo la foto la fotosíntesis, proceso esencial para el crecimiento y desarrollo de cualquier planta.

Esta fanerógama milenaria es muy sensible a las perturbaciones en su entorno y por ello hay que cuidarla y protegerla. A nivel individual, podemos empezar a utilizar productos que no tengan ningún tipo de impacto sobre el medio, como las cremas solares que antes mencionabas o dejar de consumir plásticos de un solo uso, muchos de los cuales terminan en los mares y océanos.

Ya no se trata de pensar simplemente en un tipo específico de organismo y cómo podemos protegerla, sino que tenemos que ir más allá. Los humanos estamos acelerando el cambio climático, poniendo en peligro el equilibrio ecológico de miles de ecosistemas alrededor del mundo y condenado así a millones de especies que dependen de ellos. Tenemos que empezar a ser más críticos con nuestras acciones y hábitos de consumo y entender el impacto que estos tienen sobre el medio. Al final, hay que tener presente que tierra solamente hay una.

¿Hay algún otro elemento que afecte a su supervivencia y que podamos controlar?

La P. oceanica es un organismo particularmente sensible a la alteración o modificación de su hábitat, ya que su rango de valores de los parámetros físico-químicos tolerables por la planta es bastante limitado. Los principales factores que contribuyen al declive de las praderas de fanerógamas marinas y causan la disminución de su área incluyen perturbaciones biológicas debidas a la introducción de especies invasoras, blooms de algas, eutrofización de las aguas debido a la entrada excesiva de nutrientes, pesca comercial y acuicultura, perturbaciones que conllevan pérdidas y cambios en los sedimentos como son los dragados y fondeos ilegales. Controlar todos estos factores que afectan a la P. oceanica no es tarea fácil, pero está en nuestras manos trabajar para que poco a poco todas estas presiones vayan desapareciendo.

A nivel personal, podemos controlar el fondeo de nuestras embarcaciones, ya que se trata de una especie con un crecimiento extremadamente lento (1-2 cm/año), por lo que el daño que las anclas y el borneo de las cadenas genera sobre la pradera puede tardar siglos en recuperarse. Además, es importante evitar cualquier tipo de vertido nocivo para el medio que, junto con las aportaciones de materia orgánica procedentes tanto de la actividad náutica como de los diferentes emisarios y fluviales, pueden provocar la sustitución ecológica del hábitat, con la aparición de especies oportunistas más tolerables a la reducción de la calidad del agua y blooms de algas que provocan como efecto directo el aumento de turbidez, disminuyendo así la entrada de luz (factor clave para el crecimiento de las plantas marinas).

Imaginamos que un proyecto de esta envergadura es complicado y requiere la implicación de mucha gente. ¿Está resultando difícil dar a conocer el proyecto? ¿Cómo lo estáis haciendo?

La verdad estamos sorprendidos con el gran apoyo que hemos recibido de tantísimas personas, y eso es en gran parte gracias a nuestro equipo de marketing. Principalmente usamos las redes sociales para enseñar lo que vamos haciendo e interactuar con todas las personas que nos sigan y se interesan por el proyecto, aunque también hemos sido entrevistados en medios de comunicación autonómicos, lo que nos ha ayudado mucho a llegar a un público de mayor edad. Asimismo, nuestro escaparate virtual principal es nuestra página web, en donde todo el mundo puede ver qué es Arrels Marines, qué queremos conseguir y por qué.

Una cosa que también nos ha llamado la atención es la cantidad de gente que nos contacta porqué quiere colaborar con nosotros como voluntarios/as, lo cual nos motiva muchísimo a seguir desarrollando proyectos y colaboraciones, ya que, si personas que no nos conocen de nada quieren involucrarse con Arrels Marines, es que algo estamos haciendo bien.

Estamos seguros de que después de conoceros hay mucha más gente interesada en unirse a vosotros. ¿Cómo se puede colaborar en el proyecto?

Actualmente, tenemos 4 opciones disponibles para la gente que quiera contribuir o involucrarse con Arrels Marines:

  1. Adoptar una planta de P. oceanica.
  2. Hacer una donación única.
  3. Convertir-se en socio/a.
  4. Colaborar activamente, ya sea como voluntario/a (individuos) o como empresa colaboradora (empresas).

Toda ayuda, por insignificante que pueda parecer, es más que bienvenida en Arrels Marines, ya que nos permite seguir adelante con esta gran aventura. Además, nuestras puertas están siempre abiertas para todos y todas, así que no dudéis en contactarnos si queréis saber más u os gustaría ser parte de la red de personas que componen Arrels Marines.

Muchas gracias por dedicarnos parte de tu tiempo. ¿Te gustaría añadir algo más antes de despedirnos?

Me gustaría recordar que, y aunque suene a cliché, el momento de actuar es ahora, ya que estamos demasiado cerca del punto de no retorno –según muchos estudios, este punto ya lo hemos pasado-. Porqué todos nuestros actos tienen consecuencias sobre el medio, afectando directamente a miles de ecosistemas y a su biodiversidad, de la cual depende en gran medida nuestro futuro como especie. ¿Y por qué Arrels? Porqué todo lo que he mencionado no está ocurriendo simplemente en remotas selvas tropicales o lejanos arrecifes de coral, el calentamiento global nos afecta a todos y todas y las Islas Baleares, desgraciadamente, no son una excepción.

Desde Arrels queremos proporcionar a todos y todas las herramientas necesarias para desarrollar un espíritu crítico y una comprensión más holística sobre la crisis climática. Al elevar el grado de conciencia, se consigue un pensamiento más crítico en relación a asuntos ambientales, lo que se traduce en un incremento de responsabilidad individual hacia nuestro entorno y en especial hacia la P. oceanica, la base de nuestros ecosistemas marinos. Si recuperamos el medio, pero no concienciamos a las personas que van a interactuar con él, todos estos esfuerzos serán en vano.

En resumen…

Como has podido ver, la conservación de la Posidonia Oceánica es esencial si queremos seguir disfrutando de un aire puro y unas aguas cristalinas. Por ello, te animo a seguir visitar el Instagram de Arrels Marines y su página web para conocer mucho mejor su trabajo. Si te animas, puedes colaborar con ellos con cualquiera de las opciones que nos contaban más arriba. La conservación del planeta es responsabilidad de todos, y cualquier granito de arena es bienvenido para lograr este ambicioso objetivo.

Esperamos que este nuevo formato de post te haya gustado tanto como a nosotros. ¿Te gustaría que publicáramos más contenido de este tipo? ¡Cuéntanoslo en comentarios!

Deja un comentario